domingo, 6 de mayo de 2018

El sometimiento de la mujer | John Stuart Mill

Título: El sometimiento de la mujer
Autor: John Stuart Mill
Género: Ensayo
Editorial: Alianza Editorial
ISBN: 978-84-206-6913-7
Nº de páginas: 224
Precio: 10,50 €

Las mujeres lucharon durante siglos por alcanzar unos derechos largamente negados. En muchas ocasiones lo hicieron sin el apoyo y con el fuerte rechazo (incluso la burla y la vejación) de los hombres que insistieron una y otra vez en anular su identidad como personas. Pero hubo honrosas excepciones.

John Stuart Mill, político británico del siglo XIX, escribió en 1869 El sometimiento de la mujer, un texto breve pero contundente que se convertiría en una obra clave en la historia del feminismo. John Stuart Mill se había enfrentado a los parlamentarios ingleses prácticamente en solitario cuando planteó la necesidad de permitir a las mujeres el voto y trabajar para que toda una mitad del género humano alcanzara los mismos derechos que la otra mitad. 

Creo que las relaciones sociales entre ambos sexos - aquellas que hacen depender a un sexo del otro, en nombre de la ley - son malas en sí mismas, y forman hoy uno de los principales obstáculos para el progreso de la humanidad; entiendo que debe sustituirse por una igualdad perfecta, sin privilegio ni poder para un sexo ni incapacidad alguna para el otro. 

John Stuart Mill llevó a la práctica sus ideas de igualdad en su vida personal cuando se unió sentimentalmente a Harriet Taylor Mill (1807-1858) y ambos iniciaron una relación entre iguales de mutuo respeto y admiración. Ambos escribieron varias obras juntos en las que denunciaban la denigrante situación en la que se encontraba la mujer a nivel legal, social, político... Y las ideas de Harriet influyeron en el texto de su marido que publicó una década después de la muerte de su esposa y compañera. 



A lo largo de las páginas de El sometimiento de la mujer, Stuart Mill repasa la historia de las mujeres para demostrar que su inferioridad social fue algo artificial, impuesto por los hombres desde el principio de los tiempos. 

John Stuart Mill denunció abiertamente la injusticia que suponía haber hecho creer a las mujeres que su lugar en el mundo era el de obedecer incondicionalmente a los hombres. 

Los amos de las mujeres exigen más que obediencia: así han adulterado, en bien de su propósito, la índole de la educación de la mujer, que se educa, desde la niñez, en la creencia de que el ideal de su carácter es absolutamente contrario al del hombre; se la enseña a no tener iniciativa, a no conducirse según su voluntad consciente, sino a someterse y ceder a la voluntad del dueño. 

Aún tendrían que pasar muchas décadas para que las mujeres en Inglaterra pudieran alcanzar el derecho al voto y conquistar una libertad de enseñanza y en el seno del matrimonio que durante siglos se les había negado. Pero en pleno siglo XIX, ya se empezaban a oír voces a favor de la emancipación de la mujer y una de ellas fue la de este político británico al que no le importó convertirse en el hazmerreír de sus ilustres colegas parlamentarios. Las palabras de John Stuart Mill fueron contundentes a la hora de denunciar una injusticia ancestral. 

El matrimonio es la única forma de servidumbre admitida ya por nuestras leyes. No hay más esclavos legalmente reconocidos sino las amas de casa

El sometimiento de la mujer fue traducido a muchos idiomas, entre ellos el castellano, en una primera edición prologada por la periodista feminista Emilia Pardo Bazán. Un libro interesante y contundente que debería ser de lectura obligatoria.

1 comentario:

  1. Busquemos a muchos hombres más como John Stuart Mill , no todos los hombres tienen cerebro de cacahuate.

    ResponderEliminar

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo