lunes, 21 de octubre de 2013

Entrevista a C.W.Gortner, autor de El juramento de Isabel

La Editorial Bóveda me ha dado la oportunidad de entrevistar a C.W.Gortner, el autor de una de las novelas históricas que más éxito está teniendo en las últimas semanas, El Juramento de Isabel, en la que narra, en primera persona, la vida de la reina Isabel I de Castilla. Espero que disfrutéis de la entrevista tanto como yo al haberla realizado. 

Su última novela publicada en España, El juramento de Isabel, aborda uno de los momentos clave de la historia de nuestro país. ¿Qué opina de todo el revuelo político que vivimos y de las polémicas suscitadas por series de televisión que narran la misma época que su novela?
Siempre me ha fascinado la época que lleva a la coronación de Isabel. Después de años de reyes ineficaces o inútiles, los cuales casi llevan al reino al destierro, esta infanta, quien nadie creía pudiera llegar a ser reina, acede al trono y cambia durante su reinado el carácter entero del país; es el inicio de la entrada a España al renacimiento e Isabel fue instrumental en dirigir los cambios necesarios para poder ejercer un poder capaz de competir con las influencias de Francia y sobresalirse en el panorama internacional. Es cierto que no fue perfecta ni mucho menos; algunas de sus decisiones, como el revivir la Inquisición y expulsar a los judíos, dejaron una nota negra en su reputación que con el paso de los siglos han ido oscureciendo sus triunfos. Como un hombre de nuestro siglo, por supuesto no estoy de acuerdo con algunas de las cosas que hizo; pero es importante tomar en cuenta las situaciones a las que enfrentaba y su forma particular de ver su mundo. Era una mujer extraordinaria, única en muchos sentidos para la época en la que vivió, pero también amoldada por dicha época con todos sus prejuicios. Como novelista, quise siempre tener por delante que Isabel de Castilla no fue como nosotros pero a la misma vez fue un ser humano, de carne y hueso, con las complejidades y contradicciones que todos llevamos adentro. 

En cuanto a las polémicas abordadas por la serie, la verdad es que no he visto la serie completa todavía; vivo en los Estados Unidos desde muchos años, aunque crecí en España y soy de sangre española por parte de mi madre, y aquí la serie está disponible solo por internet. No he tenido tiempo de sentarme a verla. Pero me dicen que está muy bien hecha y me encanta que haya tenido tanto éxito; nuestra historia es increíblemente compleja y dramática y merece ser reconocida como tal. Siempre vemos adaptaciones de la historia Inglesa, como la serie de los Tudor, pero de la historia de España se ve muy poco. Uno de mis retos era de presentar en primera plana a una Isabel más allá de su leyenda, la mujer y reina que lucho por realizar su destino.

La unión de Isabel y Fernando siempre se ha planteado en términos políticos, dinásticos y estratégicos. En El juramento de Isabel se plantea también su relación personal y sentimental como uno de los aspectos más determinantes de su sólida unión, planteamiento que en la novela parece, sinceramente, muy real. ¿Cómo consigue “ponerse en la piel” de personajes históricos tan importantes y darles vida a sus pensamientos de manera tan veraz?
Es un poco difícil contestar esta pregunta, ya que el proceso de escribir una novela es algo orgánico e interior. A ver si logro explicarme: Veo el escribir como la actuación, en el que hay que dejar de ser quien eres para poder sumergirte en la piel del personaje que deseas recrear. Mi abuelo fue Tomás Blanco, un actor de cine y televisión bastante conocido en España en su tiempo, y me acuerdo que decía que tenía que desvestirse de su carácter emocional para poder llegar al hueso del personaje que iba a interpretar. Lo mismo ocurre con el escritor, especialmente cuando se trata de narrar la historia en primera persona de una mujer que vivió hace más de 500 años. Pero el hecho de que haya sido una mujer del siglo XV-XVI no deja a un lado su humanidad. Todos hemos sufrido penas, perdidas, desengaños; todos conocemos la alegría del amor y el anhelo de la pasión; creo que Isabel y Fernando fueron hechos el uno para el otro como pareja; se complementaban, tanto en sus similitudes como en sus diferencias. Sabiendo esto y poniendo aparte los adornos de la realeza, nos encontramos con dos personas muy jóvenes, enamorados, enfrentándose a retos que requirieron su coraje y unidad. Y todos hemos pasado por algo parecido en la vida.

¿Qué opina de Isabel La Católica? ¿Fue santa como aseveran algunos que quieren elevarla a los altares, una mujer prepotente que abusó de su poder o simplemente una reina con gran coraje? ¿Cree que si hubiera sido hombre, el juicio histórico habría sido el mismo? 
Creo que santa, no, pero para mí hay muy pocos seres que merecen ese honor. Ni tampoco creo que era una mujer prepotente que abuso del poder; el hecho es que Isabel quito muchos poderes a los grandes e insistió en que se cambiaran los códices legales de Castilla para terminar de una vez con la codicia de la nobleza, la cual fue en gran parte responsable por los problemas del reino. La acusación de que era una fanática que gozaba de la persecución también me parece algo misógino. Si, fue sumamente Católica, igual que la mayoría de los otros soberanos Europeos. Fue incluso más fiel a su fe en práctica, pero es importante comprender que la persecución ya existía a lo largo de Europa mucho antes de que Isabel llegara al trono. Se habían expulsado ya a los judíos, por ejemplo, desde hace varios siglos en Inglaterra y Francia y se les toleraba con poco afán en otros países. El sufrimiento del pueblo judío y de otras personas no cristianas durante estas épocas es una verdadera calamidad, pero no es una calamidad única al reinado de Isabel. Lo que sí es único es que ella revivió la Inquisición en España para lidiar con asuntos de falta de conformidad en cuanto a las practicas Católicas en la comunidad conversa; lo que es menos conocido es que también resistió poner en marcha esta decisión por varios años y busco alternativas como la re-educación espiritual, aunque al final se sometió a las demandas de Torquemada. Creo que el fanatismo del que se le acusa era quizás un sincero pero equivocado intento de imponer la unidad religiosa y así proteger a sus súbitos de la herejía. Para ella, la falta de conformidad en la fe era un asunto vital no solo para el alma de su pueblo, sino también para el de ella, ya que creía que sería juzgada por Dios si no cumplía con su deber de reina cristiana. Fue un gran error de su parte, pero no pudo hacer ninguna otra decisión porque siempre fue motivada por su deber y la única fe en la que ella creía—aunque no por el deseo cruel de aterrorizar a sus súbitos. Es interesante contemplar si hubiera sido tan enjuiciada por la historia si hubiera sido hombre; Fernando también tuvo que ver con la determinaciones de la Inquisición, incluso más que ella, pero a él se le acusa menos.

Todas sus novelas giran en torno a la historia de alguna reina o mujer destacada de los siglos XV – XVI aproximadamente. ¿Es casualidad?
No, desde mi niñez me ha siempre atraído la época del Renacimiento y la historia de la mujer; tenemos la tendencia de imponer a las mujeres históricas un estereotipo determinado: Isabel de Castila es la fanática; Isabel I de Inglaterra la virgen; Catalina de Medici la bruja; Juana la Loca la víctima. Nos olvidamos de que eran humanas, vulnerables y falibles. Me gusta volver a interpretarlas de otro punto de vista: o sea, la suya, donde puedan contarnos como ellas se sintieron antes los retos de sus vidas.



¿Cómo descubrió que quería ser escritor y relatar con tanta pasión historias del pasado?
Siempre escribí desde niño; mi madre me dice que llenaba cuadernos con cuentos inventados y hasta ilustraba las portadas. Más bien ser escritor me eligió a mí. Mi pasión por el pasado viene en gran parte de haber crecido en el sur de España. Vivíamos en un pueblo cerca de Málaga, a unas horas de Granada; crecí viendo castillos y murallas y mezquitas del pasado. En esos tiempos, los años finales de Franco, el sur parecía haberse quedado quieto en el tiempo, todavía no había ese gran movimiento de construcción y hoteles que tanto ha cambiado la Costa del Sol. Me imaginaba como debió ser vivir en la época de los moros y los reyes, era mi forma de jugar. Además, por varios años atendí una escuela inglesa y allí empecé a descubrir la historia de los Tudores a través de novelas históricas. Fui siempre un lector; me encantaban los libros. Era mi destino combinar mi fascinación por el pasado con la novela, porque descubrí que a través de la ficción se podía poner carne y sentimiento al esqueleto de la historia. No tenía que ser una cosa seca y aburrida, repleta de fechas y batallas, como se ensenaban la historia en las clases, sino un drama personal, íntimo y humano.

La descripción de los distintos escenarios históricos que aparecen en sus novelas es muy realista, tanto que nos transportan con facilidad a aquellos espacios y momentos pasados. En alguna ocasión he leído que ha vivido en castillos u otros lugares cargados de historia ¿Cree que es necesario intentar experimentar lo mismo que sus personajes o con la documentación histórica es suficiente? 
Para mí, experimentar los lugares donde mis personajes vivieron es vital. La documentación solo puede ambientarme hasta cierto punto; necesito ver los sitios donde ocurrieron los hechos, aunque estos hayan cambiado con el paso del tiempo. El paisaje, el color del atardecer, el olor del viento – estos detalles no los encuentras en la documentación.

Por ejemplo, fui a España cuando estaba trabajando en la novela a ver familia e hice un viaje corto a Sevilla. Hacia años desde que había estado en esa ciudad y era como descubrirla de nuevo; durante un tour del alcázar, donde Isabel vivió un tiempo, me puse a hablar con unos de los guardianes que trabaja allí y comente que estaba escribiendo sobre Isabel. Yo ya tenía por hecho como iba a relatar las escenas cuando Isabel llega a Sevilla y las razones de porque estuvo allí, pero el guardián me conto una leyenda sobre la razón de la visita de Isabel que cambio por completo mi impresión de ella y de su viaje sevillano. Era uno de esos momentos cuando te das cuenta como escritor que si no hubieras hecho el esfuerzo de ir, ni te enteras de algo maravilloso que ilumina al personaje de forma inesperada. 

¿Cuál es su próximo proyecto literario? ¿Ha pensado cambiar de género?
Acabo de terminar una novela sobre Lucrezia Borgia, ambientada en sus años Vaticanos, cuando se encontraba cautiva entre las ambiciones de su familia y su deseos personales. También estoy terminando el tercer libro en mi serie de espionaje en la época Tudor (la primera esta publicada en España bajo el título “El Secreto de Los Tudor.”). Me gustaría algún día escribir una novela de miedo, ya que me encantan. Por ahora, tengo empezado para mi próximo trabajo otra novela sobre una mujer famosa, pero ambientada en las primeras décadas de los 1900s, o sea, un tiempo más moderno. Estoy muy entusiasmado por esta nueva idea; me tiene despierto a todas horas, escribiendo como fiera. Cuando pasa así, sabes que has dado con el martillo en el clavo.

Muchas gracias por pasar estos momentos conmigo. Estoy muy ilusionado de que EL JURAMENTO DE ISABEL este recibiendo tan buena crítica y aprecio de corazón esta entrevista. Para visitarme por red, por favor vayan a: www.cwgortner.com

2 comentarios:

  1. Que interesante la entrevista y curioso que sus libros estén protagonizados por reinas, un beso

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrevista, Sandra. Estamos ante un autor que parece que promete. Tengo la novela y espero encontrarme, por lo que nos cuenta en la entrevista, una buena historia. Saludos.

    ResponderEliminar

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo