sábado, 6 de septiembre de 2014

Dictadoras | Rosa Montero

Título: Dictadoras
Subtítulo: Las mujeres de los hombres más despiadados de la historia
Autora: Rosa Montero
Género: Ensayo
Editorial: Lumen
ISBN: 9788426421401
Nº de páginas: 192 págs.
Precio: 19.90 €

En la historia del siglo XX, cuatro dictadores amenazaron a la vieja Europa con sus ideas totalitarias. Stalin, Hitler, Mussolini y Franco, provocaron conflictos armados de grandes magnitudes y fatídicos desenlaces o mantuvieron a sus propios estados en situaciones de opresión, miedo y amenaza constante. Estos cuatro dictadores tuvieron tras de sí a muchos hombres que siguieron el rastro de su locura. Pero también muchas mujeres. Madres, esposas, hijas, amantes, todas ellas quisieron formar parte de la sinrazón de unos hombres que intentaron obligar al mundo a arrodillarse ante ellos. 

Dictadoras. Las mujeres de los hombres más despiadados de la historia, hace un amplio repaso a los nombres femeninos de las cuatro dictaduras que se vivieron en el siglo pasado en Europa. El ensayo es un resumen de los guiones de un programa de televisión que se emitió en Argentina y en el que su autora, Rosa Montero, formó parte del mismo.

El libro empieza con el repaso a las mujeres de Stalin quien tomó el nombre con el que pasó a la historia de Ludmila Stal, una revolucionaria seis años mayor que él y que fue su amante durante un tiempo. Stal significa acero por lo que Stalin era "el hombre de acero".



Desde su madre, una mujer devota y fanática, Stalin estuvo rodeado de mujeres a lo largo de su vida. Muchas amantes de las que tuvo innumerables hijos ilegítimos y dos esposas, Ekaterina Svanidzet, de la que tuvo un hijo, Jacob, y Nadezhda Alliluyeva, quien fue de las pocas personas de su ámbito más cercano, que se atrevió a enfrentarse a Stalin y criticar su cruel política. Nadia, como se la conocía, terminaría suicidándose. 

Al contrario que Stalin, Hitler no fue precisamente conocido por su pasión amorosa. De hecho, durante su época de soldado durante la Gran Guerra, no se le conocieron amoríos y llegaba incluso a criticar a aquellos que sí los tenían. Pero a pesar de sus opiniones misóginas, las mujeres jugaron un papel clave en la política del Tercer Reich y muchas cayeron ante unos encantos difíciles de entender. Cada día recibía cartas de sus admiradoras quienes hubieran dado por cualquier cosa para convertirse en amantes de Führer. 



Sus relaciones más conocidas fueron la extraña unión con su sobrina Geli Raubal quien nunca se supo a ciencia cierta si fue una relación más allá de la familiar y Eva Braum, quien conseguiría casarse con Hitler pocas horas antes de su final.

Quien sí tuvo muchas amantes y una excesiva actividad sexual fue el Duce. Mussolini llegó a tener relaciones con unas seiscientas mujeres en su vida, de las cuales las más famosas fueron su segunda esposa, Rachele Guide y la amante que lo siguió hasta su trágico final, Claretta Petacci. 

De los cuatro dictadores, el único que mantuvo una vida amorosa recatada fue Franco quien, en un ambiente prácticamente monacal, tuvo una única esposa y una sola hija. 

Dictadoras, no sólo repasa los nombres propios de todas aquellas mujeres sino que también hace un análisis de la imagen que se quiso transmitir desde cada uno de los cuatro regímenes autoritarios. En líneas generales, todos coincidían en que la mujer debía ser por encima de todo, mujer sumisa, esposa obediente y madre abnegada.

Rosa Montero recoge en este interesantísimo ensayo, el trabajo de todo un equipo de redactores, periodistas e historiadores que participaron en la serie documental que lleva el mismo nombre y que se emitió hace unos años en Argentina. Periodista con una amplia carrera en los medios y en el mundo literario hace una magnífica labor de síntesis en Dictadoras, un libro que recomiendo. Y mucho.

3 comentarios:

  1. Libro más que interesante...me lo llevo anotado. Besos

    ResponderEliminar
  2. Me llama bastante la atención!! Me lo apunto!!
    Saludoss

    ResponderEliminar

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo