jueves, 15 de enero de 2015

Guardianas nazis | Mónica G. Álvarez

Título: Guardianas nazis
Subtítulo: El lado femenino del mal
Autora: Mónica G. Gutiérrez
Género: Ensayo
Editorial: Edaf
ISBN: 978-84-414-3240-6
Nº de páginas: 392
Precio: 20 €

El Holocausto fue uno de los episodios más terribles, crueles y despiadados que haya podido conocer la humanidad. Una exterminación en masa llevada a cabo por miles de hombres que se creían superiores al resto de los seres humanos. Pero hubo también mujeres. Mujeres asesinas que siguieron a Adolf Hitler en su locura colectiva y que se creyeron con el derecho de cometer las atrocidades más increíbles que una persona pueda imaginar. Aquellas guardianas dejaron tras de sí un sangriento reguero de muerte, sufrimiento y miedo. Unas mujeres que no deben ser olvidadas para que sirvan como el ejemplo de lo que el ser humano nunca debería volver a hacer.

Guardianas nazis. El lado femenino del mal es un excelente ensayo histórico sobre uno de los aspectos menos conocidos y divulgados del nazismo. A pesar de que ningún campo de concentración fue dirigido por ninguna mujer (ni tan siquiera en Ravensbrück, donde sólo fueron recluidas y asesinadas mujeres) fueron muchas las que acudieron a la llamada del Tercer Reich para unirse a su barbarie. Féminas que eran ciudadanas normales pero que se convirtieron en asesinas despiadadas despertando los más bajos instintos. Así nos lo explica en el prólogo el psiquiatra José Cabrera: 

La autora ha desentrañado unas vidas de personas, mujeres en concreto, que debieron ser insignificantes o al menos sencillas y grises y, sin embargo, encarnaron unas conductas tan crueles e inimaginables que los psiquiatras titubeamos a la hora de etiquetarlas. 

Estas mujeres son en concreto 19 supervisoras, guardianas, responsables de bloque y auxiliares, divididas en dos grupos diferenciados, "Las 7 Arcángeles del Terror" y "Las 12 apóstoles del Reich".




Las primeras, definidas como "arcángeles" por ser mujeres "veneradas" por el Reich, fueron 7 asesinas con apodos tan explícitos como "La zorra de Buchenwald" o "La bestia de Auschwitz". Mujeres obsesionadas por la belleza como la rubia Irma Gresse, madres como Ilse Koch o enamoradizas como Dorothea Binz. Mujeres con un pasado insignificante pero que pasaron a la historia por cometer actos tan repugnantes como fabricar lámparas con piel humana o lanzar perros rabiosos a mujeres embarazadas. Nombres que sólo pronunciarlos provocaban el terror, tales fueron la guardiana de Auschwitz Maria Mendel o Hermine Braunsteiner, la guardiana de Majdanek que mataba a sus víctimas a coces (de ahí su apodo "La yegua de Majdanek".

Las segundas son igualmente mujeres que escribieron páginas terribles de la historia del Holocausto, mujeres que fusta en mano agredían sin piedad a sus víctimas o incluso a sus propias compañeras.

La historia de cada una de estos monstruos que un día vivieron en Europa está minuciosamente documentada con fechas, citas, y testimonios sacados de los periódicos de la época y de los distintos procesos que contra muchas de ellas se llevaron a cabo después de la Segunda Guerra Mundial. 

Ha sido muy duro enfrentarme a la lectura de este ensayo que llegó a mis manos gracias a la Editorial Edaf que fue la que me lo facilitó. En algunos casos he tenido que parar y respirar hondo. Y querer pensar que ante mí lo que habían eran historias de una novela o una historia de ficción. Los testimonios concretos que la autora recoge en este ensayo son terribles. Sobrecogedores es quedarse corto.

Pero Guardianas nazis es un libro imprescindible para conocer el lado más maligno que una mujer puede llegar a alcanzar pues, en palabras de Mónica G. Álvarez, con ellas se demuestra que la maldad y el sadismo es cosa del género humano, sin distinción de sexos, algo que han puesto en duda las feministas más radicales.




Desde aquí quiero felicitar a Mónica G. Álvarez, periodista, escritora y guionista de radio y televisión que ha hecho un gran esfuerzo de recopilación documental. Imagino que no habrá sido fácil enfrentarse con todas y cada una de las historias horripilantes que nos narra pero gracias a ella uno de los aspectos menos conocidos del exterminio nazi ha salido a la luz. 

Si tras leer estas página he conseguido [...] que se te haya removido la conciencia aunque sea durante un instante, me habré dado por satisfecha. No pretendo que te incomode la realidad, que lo hará, pero sí que seas consciente de que no olvidar lo ocurrido es la mejor forma de recordar a aquellos que perecieron en pos de la libertad.

Por supuesto, Mónica, ha removido mi conciencia, me ha asustado, me ha sobrecogido y espero que en muchas otras personas también lo hayas conseguido. 

8 comentarios:

  1. Ya solo la lectura de tu reseña impresiona. Enhorabuena a Mónica. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Una lectura dura. Que me gustaría leer, aunque tendría que buscar el momento adecuado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Este libro lo tengo apuntado en mi lista hace mucho. Me imaginaba que iba a ser muy duro pero aun así, me encantaría leerlo. Toda la temática en torno a aquel acontecimiento me atrae poderosamente y siempre me gusta ver los hechos desde distintas perspectivas. Sin duda es un libro que me apetece mucho leer. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me llama muchísimo la atención. Esa dureza quiero sentirla.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Soy de las que piensa que es mejor recordar los nombres de aquellas personas que han hecho algo bueno por la humanidad , no hacer famosa a personas que han hecho tanto daño

    ResponderEliminar
  6. A mi me dio clases cuando era pequeña durante dos años una mujer austriaca que habia sido guardiana en Auschwitz,mis padres al final lo supieron...

    ResponderEliminar

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo