viernes, 23 de enero de 2015

Pilar Tejera: Las viajeras del pasado nos enseñaron a ver el s.XIX con ojos de mujer



Conseguir que una pasión se convierta en una profesión no siempre es fácil. Pero a veces, sucede, gracias al esfuerzo y la pasión puesta en lo que hacemos. Este podría ser el caso de Pilar Tejera. Licenciada en Historia, periodista y apasionada de los viajes, Pilar lleva doce años vinculada al periodismo de viajes, muchas más viajando y unos pocos (que a buen seguro serán muchos), disfrutando de sus nuevos proyectos. Pilar Tejera es la creadora del portal www.mujeresviajeras.com y del sello editorial Casiopea. En ambos espacios, las mujeres en ruta del pasado y del presente se dan cita. 

Viajar es una experiencia que hoy en día se ha convertido en algo más o menos normal en la vida de muchas personas. ¿A ti cómo te gusta viajar? ¿Como turista o como aventurera?

Alguien dijo en una ocasión que el viaje de aventurarse a arriesgarse, es el que más vale y el que menos vemos. Hubo un tiempo, hace años, en que viajé por el resto del planeta, trabajé como reportera, me empapé de la cultura de otros países, envié crónicas de cuanto vi  y sentí, experimenté y me enriquecí. Y de todos sus periplos aprendí a perderle el miedo a la vida. Y no lo hice durante un año, no, sino durante once y después, regresé. ¿Por qué? Como dijo George Sand: "uno se acerca al final del viaje. Pero el final es un objetivo, no una catástrofe".

Ahora me gusta viajar de forma tranquila y con cierta comodidad, aunque sigo, de vez en cuando, prescindiendo del confort para conocer algunos destinos.

¿Viajar es una manera de descubrir la historia de los mundos que descubres?

Como digo en el libro, Viajeras de Leyenda, "viajar es no estar muy anclado, sentirse patinando sobre las cosas y la gente, hacer zapping en un entorno demasiado evidente, carente de azar.“ ¡Ojo! Que cuando no se viaja, también se aprende mucho más de lo que creemos, a convivir con el día a día, que no es poco”. A mi, más que descubrir la historia de los sitios que uno conoce, me interesa el experimento del "viaje interior", sentirse "pasajero de uno mismo". Viajar nos ayuda a ver cosas que no habríamos visto nunca, pero sobre todo, a experimentar y descubrir cosas sobre nosotros mismos, que desconocíamos. 

Historia, viajes, libros... Con tu web www.mujeresviajeras.com y la Editorial Casiopea has conseguido aglutinar tus pasiones...

Cada año, sobre todo, al abrir los textos que nos llegan con motivo del Premio Internacional de relatos de mujeres viajeras, experimentamos un torbellino de sensaciones. Viajamos durante un tiempo a través de la lectura de los relatos, a los puntos más remotos del planeta y compartimos con las autoras sus vivencias, dudas, descubrimientos, soledades y esperanzas. 




Mantener vivas ambas iniciativas: mujeresviajeras.com y ediciones casiopea, me permite viajar desde el sofá, descubrir las fantásticas historias de mujeres que en estos momentos están desfilando por el mundo, con un proyecto solidario bajo el brazo, un proyecto de investigación, un sueño, un objetivo... me permite compartir la travesía personal de un puñado de mujeres que se siguen asomando al mundo. Que nos invitan a penetrar en el interior de sus vivencias y descubrir el mundo desde ángulos nuevos. Vamos salvando los escollos de esta aventura, en un océano que ha expandido nuestra llamada y que cada día nos devuelve, en forma de correos electrónicos,  cientos de botellas con su precioso mensaje desde distintos puntos del globo. Miles de viajeras comparten con nosotros sus experiencias vitales y viajeras bajo un punto de vista personas, una especie de paraguas temático que podríamos llamar: “Un lugar que yo solo se”.


Hablemos de las viajeras del pasado. Con Editorial Casiopea has publicado un libro interesantísimo sobre las viajeras victorianas y otras monografías sobre mujeres que viajaron por el mundo cuando no era algo muy habitual. Viajeras de leyenda, concretamente, te ha llevado quince años de investigación. ¿Por dónde empezaste?


Ya lo explico en el prólogo del libro. Una  tarde de 1991, la encargada de una librería ubicada en la calle San Cristóbal, tras los arcos de la Plaza Mayor de Madrid, me regaló un librito color malva del tamaño de un misal, en cuya portada podía leerse: La Agenda de las Mujeres 1.991. Al abrirlo, descubrí historias que desconocía, y que me llevaron a investigar, a rastrear ... en una época en la que no había internet. tuve que hacerme con libros de la época, o comprar libros reeditados y traducidos, fue una labor de sabueso... Así comenzó mi curiosidad por sus vidas. 

La curiosidad dio paso a una afición de varios años. La afición desembocó en una obsesión y todo ello dio como fruto el libro Viajeras de Leyenda, aventuras asombrosas de trotamundos victorianas. 

En el hablo del humor de Mary Kingsley conviviendo con los caníbales en Gabón, la parsimonia de Mary Livingstone siguiendo por medio continente africano al explorador mas aclamado de todos los tiempos, la serena discreción de Florence Baker descubriendo el lago Alberto y huyendo de las flechas envenenadas a carrera limpia por las junglas de África central, la temeridad suicida de Alexine Tinné explorando el Nilo,  Isabela Bird (que empezó a viajar con un tumor en la columna que la mantenía prácticamente inmóvil, y que tras recorrer medio mundo fue elegida primer miembro de la Real Sociedad geográfica de Londres, y que afirmó: "Los viajes le dan a uno el privilegio de hacer las cosas más impropias con total impunidad", Ida Pfeiffer, que tras hacer testamento por si no regresaba,  dio la vuelta al mundo dos veces, sola y sin dinero, a los cuarenta y tantos años, Marianne North, quien pasó 20 años pintando las plantas de medio mundo, Margaret Fountaine que viajó durante 50 años recogiendo mariposas... historias motivadoras, inspiradoras, épicas, que deberíamos conocer...

De todas aquellas viajeras, ¿Con cual te quedarías?

Con Mary Kingsley, sin duda, es un antídoto contra la depresión, una risa literaria, una cajita de sorpresas, un humor elegante, un coraje que quitó transcendencia a todo cuanto protagonizó esta viajera por el África Occidental. 


Mary Kingsley

¿Qué crees que supusieron para la historia de las mujeres en general?

Mucho, nos enseñaron a ver el siglo XIX con ojos nuevos, con ojos de mujer, con la sencillez, la honestidad, la narrativa que no tuvieron los grandes exploradores. Nos enseñan que querer es poder y que hoy en día nos quejamos de cosas banales cuando viajamos. 

¿Estás preparando alguna otra obra sobre mujeres viajeras en el pasado?

Ahora estoy trabajando en dos libros: uno dedicado a las moto-viajeras, que narra en el primer capítulo la vida de las primeras mujeres que se lanzaron a la carretera con sus vetustas motos. Entre ellas están Della Crewe y a su aventura en 1915, Las hermanas Van Buren que protagonizaron la primera ruta transcontinental en moto (en EEUU, la travesía de Lady Warren el Desierto del Sahara en 1921 o Gwendolyn Adams que viajó de Londres a Venecia entre 1925-1929. Las imágenes suyas son conmovedoras!! 



El otro, trata sobre 40 mujeres que lo dejaron todo y se han ido a África a montar un proyecto solidario. Se titula: "todos los caminos llevan a África". Hemos logrado reunir un plantel de voces nacionales e internacionales de lujo. 

El libro es potentísimo, cuenta historias que resultan casi increíbles. Y hace mención a algunas de las primeras misioneras en África;  Anna María Hinderer, que recaló en Nigeria en 1853 para fundar una misión con su marido y tuvo que ingeniárselas para salvar a su familia durante el estallido de la guerra Yoruba. Su huella en aquel continente aún permanece viva. También hago mención de Mary Slessor, que al cumplir  25 años le llegó la noticia de la muerte de Livingston, cuya vida le había inspirado y dos años después, y siguiendo la máxima de Livingston “no me importa a dónde vayamos con tal de que avancemos”, abandonó definitivamente su trabajo de doce horas diarias en una fábrica textil y envió una solicitud a la Iglesia Unida de Escocia como misionera en el continente africano. Allí pasó el resto de su vida, hasta su muerte. Una historia conmovedora.  

También vamos a traducir y publicar la obra de Lady Warren, (la que viajó de Argelia a Tunez en moto en 1921) y la de Clärenore Stinnes, la primer muejr en dar la vuelta al mundo en coche. Todo se andará... 

Hablemos ahora de las viajeras del presente. Tus iniciativas sobre relatos de mujeres viajeras han tenido muy buena aceptación...

Ha sido una labor de goteo. Ir investigando cada día, difundiendo, editando y traduciendo textos que nos mandan en inglés, hasta tener una base de datos de decenas de miles de viajeras de todo el mundo. Creo que si... que puedo decir que la web www.mujeresviajeras.com es un referente y un punto de encuentro de viajeras, que hayan inspiración, mandan sus crónicas o deciden enviarnos algunos textos con la idea de que sean publicados en nuestro sello editorial... Lo cierto es que lo que empezó hace  años como una web para plasmar mi afición personal (viajeras del siglo XIX) se ha ido convirtiendo en una gran comunidad virtual de exploradoras del siglo XXI !!

¿Tu próximo destino?

Uf! aún no lo se... estoy barajando varias opciones pero aún no he cerrado nada.. ya veremos... 

Agradezco desde aquí el cariño que me ha mostrado siempre Pilar Tejera desde el otro lado de la pantalla y sólo espero que su precioso proyecto de dar visibilidad a las mujeres viajeras del pasado y del presente siga creciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo