Agripina | Emma Southon



La historia de Roma está escrita por hombres. Ellos nos han narrado sus glorias militares, su poder y su esplendor. En las miles de páginas escritas sobre uno de los imperios más poderosos de la historia, escasas mujeres aparecen con nombre propio y, cuando lo hacen, con un poco de suerte son personajes secundarios de poca importancia. En el peor de los casos, aparecen en escena para ser puestas en tela de juicio. 

Es difícil encontrar biografías sobre mujeres de la Roma Imperial, textos que, además, no sean escritos por hombres como los cronistas de aquella época, imbuidos de las ideas misóginas profundamente arraladas. Agripina. La primera emperatriz de Roma es una de esas preciosas excepciones en las que la autora realiza una tarea titánica al intentar, como ella misma asegura, "separar el grano de la paja, barrer toda la capa de rumores, relatos y mentiras y descubrir si queda algo debajo de todo esto". Nada más y nada menos. El resultado es una biografía brillante sobre una de las mujeres más extraordinarias de Roma. 

Un texto relatado con un tono muy diferente al que estamos acostumbrados a encontrar en las biografías sesudas o más académicas. Una obra que alude constantemente a las fuentes primarias y las analiza, las exprime, para intentar descubrir quién fue aquella mujer de la que sabemos que fue hija de un general y madre y hermana de un emperador. 
Agripina observará el mundo que la rodea e intentará conformarlo a su medida, hará cosas que ninguna mujer romana había hecho antes ni ninguna otra hará después.
Agripina empieza explicando la complicación a la que la autora se encuentra con las escasas y sesgadas fuentes con las que trabaja y continúa con una breve pero muy educativa introducción sobre los orígenes de Roma y el papel que jugaban las mujeres. 

La historia de Agripina la Menor empieza con su nacimiento en un campamento militar a orillas del Rin donde estaba asentado su padre, el general Germánico. Ahí empieza una vida nada común que se va entretejiendo a la sombra de la familia imperial y de los entresijos del poder. A pesar de la complicada historia de la dinastía de los Julio-Claudios, la autora hace un esfuerzo brillantemente pedagógico para hacernos entender la filiación de Agripina en lo que era algo muy parecido a un culebrón. 

A lo largo de sus páginas descubrimos buena parte de la historia de una mujer cuya imagen fue deformada. La dramática pérdida de sus padres y alguno de sus hermanos; el ascenso de su hermano Cayo Calígula al poder; su propia caída en desgracia y su destierro; el regreso a Roma; la pérdida de casi todos los miembros de su familia; sus matrimonios... una a una todas las etapas de una vida intensa van apareciendo en esta biografía intentando dar una imagen lo más real posible de unos acontecimiento a menudo manipulados con el paso del tiempo. 

De Agripina también descubrimos aspectos de su vida privada, como el parto complicado de su hijo Nerón, que ella misma relató en sus memorias.

Hasta llegar al momento álgido de su biografía, su matrimonio con Claudio y su ascenso a emperatriz, posición desde la cual demostró su capacidad para mover los hilos del poder y conseguir asegurar a su hijo Nerón en el orden sucesorio de Claudio. 


Wikimedia Commons

La caída en desgracia de Agripina, su figura como asesina y su propio asesinato a manos de su hijo centran la última parte del libro en el que la autora intenta dilucidar qué hay de verdad y de propaganda en los hechos que nos han llegado.
El problema es que lo que la gente recuerda al pensar en Agripina nunca son esas cosas buenas. La idea que viene a la mente es asesinato. 
Agripina pasó a la historia por haber sido acusada de asesinar a su excuñada y al propio emperador Claudio; acusaciones que no están del todo claras. Lo cierto es que el auge de Agripina fue tan rápido como su declive. La historia termina con la trágica muerte de la madre del emperador Nerón, exponiendo las distintas teorías que los autores antiguos barajan acerca de la terrible decisión que llevó a un hijo a matar a su propia madre. 
Como hija de un imperator y hermana, sobrina, esposa y madre de emperadores, nunca fue igualada. Fue pionera de un nuevo papel para las mujeres imperiales, un papel activo y poderoso que rebasaba las fronteras tradicionales del comportamiento femenino aceptable. 
Emma Southon, autora de Agripina, es doctora en Historia Antigua e investiga sobre sexo, familia, género y religión. Su libro empieza así: "Esta es la historia de una mujer extraordinaria. Extraordinaria porque vio los límites que el mundo le imponía a causa de su sexo y decidió, sin más, que esos límites no iban con ella". Con este inicio, imposible no seguir leyendo.

 Ficha técnica 

TítuloAgripina
Subtítulo: La primera emperatriz de Roma
AutoraEmma Southon
Género: Biografía
Editorial: Pasado & Presente
ISBN:  978-84-948208-7-8
Nº de páginas: 272
Precio: 24€

Comentarios