martes, 30 de diciembre de 2014

La mujer que leía demasiado | Bahiyyih Nakhjavani

Título: La mujer que leía demasiado
AutoraBahiyyih Nakhjavani
Género: Novela histórica
Editorial: Alianza Editorial
ISBN: 9788420651484
Nº de páginas: 528
Precio: 22,70 €

En la Persia decimonónica reina un sha al que han intentado asesinar en varias ocasiones. La primera, con la que se inicia el relato, una lavadora de cadáveres recoge su cuerpo herido a la salida de la mezquita. Son tiempos difíciles, convulsos, violentos, para aquel Irán sumido en un caos del que ni el sha ni su madre regente, ni los ulemas ni nadie parece capacitado para resolver tan peligrosa situación. A aquel caos general se une un pequeño terremoto en forma de hermosa mujer, una joven que lee, escribe, piensa. Puede que algo más peligroso que las turbas de gente que corren en avalancha por las calles de Teherán en busca de un trozo de pan.

La mujer que leía demasiado es un hermoso homenaje a una mujer real que existió de verdad, a pesar de lo sorprendente de su vida. Una mujer a la que en la novela se la reconoce como la poetisa de Qazvin, una mujer que prácticamente no habla en todo el relato pero que está presente en la vida de todas las personas que desfilan por las páginas de tan inspiradora novela. La historia abarca en sentido inverso el asesinato del sha Nasiru'd-Don en 1896 hasta el primer atentado contra su vida en 1852. En aquellos años, una mujer permanece bajo arresto domiciliario en la casa del alguacil acusada de no se sabe muy bien qué, aunque en verdad lo único que hace es intentar enseñar a leer y escribir a toda aquella mujer que así lo desee mientras pone en cuestión la ortodoxia religiosa a partir de la lectura del Corán que ha memorizado, interiorizado e interpretado desde sus tiempos de estudiante en la madrasa de su propio padre.

Mientras la poetisa de Qazvin permanece oculta, recluida, silenciada, acusada de haber asesinado a su suegro, mientras los hombres como el alguacil, el embajador inglés, el propio sha y los ulemas más ortodoxos se afanan en esconder aquella mujer peligrosa para el orden establecido, sus mujeres admiran su valentía en silencio. La mujer del embajador llegará a enfrentarse con su marido indignada por el trato impuesto a aquella poetisa creadora de hermosos versos; la hermana del sha, su madre, la esposa del alguacil, se debatirán entre el recelo y la admiración por aquella mujer que osó desprenderse del velo en la plaza pública. 

Una mujer que sigue enseñando a leer, a escribir, a pensar, a lavanderas, sirvientas, y todas aquellas que así lo deseen. Toda una vergüenza para el orden establecido por los ulemas. 

La mujer que leía demasiado es una recreación de la vida de Tahirih Qurratu'l-Ayn, una mujer que vivió en Irán en el siglo XIX y se rebeló contra el orden establecido. Una mujer de la que se intentó borrar toda huella de su existencia pero cuya obra y ejemplo no pudo ser silenciado.

El libro nace de una de las pocas huellas históricas que quedan de Tahirih Qurratu'l-Ayn, como nos explica la propia autora en el epílogo de la novela: Una de esas huellas históricas dio origen a esta novela. La dejó la esposa del kalantar o alguacil de Teherán, en cuya casa pasó la prisionera los últimos tres años y medio de su vida. Al describir las circunstancias de aquel último verano de 1852, afirma que la noche anterior la cautiva depositó en sus manos un paquete, que alguien acudiría a recoger a los tres días de su muerte. Ni la poetisa ni la esposa del alguacil nos dicen lo que contenía. Pero al contar que, en efecto, a los trías días llamó a su puerta la mujer que venía a recogerlo, añade lo siguiente: "Nunca había visto antes a esa mujer y nunca la he visto después". No supe si creerla y construí la novela alrededor de ese enigma.

La novela se divide en cuatro libros: El libro de la madre, en el que destaca la figura de la madre del sha, quien tuvo en sus manos la regencia del reino; el libro de la esposa, donde es la esposa del alguacil la protagonista; en el libro de la hermana, es la hermana del sha la que aparece en primer término narrativo y, finalmente, el libro de la hija, donde, al fin, es la propia poetisa y su hija, las que protagonizan el final de la historia.

Además de las mujeres que rodean a la poetisa de Qazvin, son también los hombres protagonistas de la historia, unos hombres que se debaten entre admirar o condenar a esa mujer valiente, como el propio sha que quiso conocerla en persona para escándalo de su propia madre. Todos ellos, todos los protagonistas de la historia, aparecen en el relato sin ser nombrados por sus nombres. Son el sha, el alguacil, la poetisa, la madre del sha, un recurso literario con el que nunca me había encontrado pero que da una extraña fuerza al relato. 

Un relato hermoso, sincero, un verdadero homenaje a una mujer silenciada durante años por haber deseado que las mujeres tuvieran pensamientos propios: 

Leer es rezar, nos decía, y escribir es tener esperanza. El analfabetismo es sólo miedo. Ella no nos quería miedosas, sino capaces de ver con nuestros ojos, de oír con nuestros oídos y de leer los libros de la creación y la revelación por nosotras mismas. Nos enseñó a arriesgarnos.



La autora de La mujer que leía demasiado es la escritora británica de origen iraní Bahiyyih Nakhjavani, quien ha dedicado todas sus novelas a la historia del Próximo Oriente. Esta es su tercera novela, una obra preciosa, con una narración melodiosa, con saltos temporales vertiginosos, en la que la protagonista permanece oculta consiguiendo con ello una tensión narrativa impresionante. 

8 comentarios:

  1. Es sorprendente que solo con unas pinceladas de su vida podamos conocer a esta mujer a traves del libro, me apetece mucho regalarmelo para reyes!!

    ResponderEliminar
  2. Me apunto este libro para próximas lecturas. Un saludo y feliz año.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda un libro muy interesante me lo apunto a ver si tengo oportunidad de leerlo, un beso

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, la verdad es que había oído hablar del libro pero no sabía exactamente de qué iba.
    Me lo llevo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. No conocía ni el libro, ni la autora, ni la historia de la protagonista pero desde luego has conseguido despertar mi curiosidad.

    Me ha recordado a un libro de relatos que escribieron Ángeles de Irisarri y Toti Martínez de Lezea que se llama Perlas para un collar. Si no lo has leído te recomiendo que lo hagas. Es una maravilla de libro.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Tiene que ser una lectura interesantísima y más en dónde está ambientada. Me suena que una amiga de clase me la mencionó y me la recomendó, hay que apuntársela.

    Un saludo y me alegra ver blogs decicados a la literatura histórica. Últimamente es poco frecuente ver otros tipos de lectura aparte de la juvenil/romántica (es la pura verdad).

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso, les felicito por tan exquisita narrativa... Y permitirnos una cercanía a tan extraordinario momento de la historia humana.

    ResponderEliminar

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo