jueves, 2 de enero de 2014

La reina de los cipayos | Catherine Clément

Título: La reina de los cipayos
Autora: Catherine Clément
Género: Novela histórica
Editorial: Siruela - Alevosía
ISBN:  9788415608646
Nº de páginas: 296 págs.
Precio: 19.95 €

El 19 de noviembre de 1828 nacía una extraña niña de rasgos extraños en la lejana India. Su madre, la hermosa Bhagirati, quien no vería el alto destino de su hija. Su padre, Moropant Tompé, de la más alta casta india, los brahmanes, permanecería al lado de su pequeña, a la que aceptaría desde el primer momento a pesar de haber nacido mujer. A la pequeña la llamaron Manikarnika, "la dueña de la joya", pero la historia la conocería como la Rani de Jhansi. Pues, tal y como los astros predijeron, y no se equivocaron, la niña Manu, se convertiría en reina de uno de los reinos indios que pondría en jaque a la todopoderosa Compañía Inglesa de las Indias Orientales. 

Cuando los astros predijeron que Manu se convertiría en reina, a pesar de que no se debía poner en duda lo que decían las estrellas, nadie terminó de creérselo. Una mujer, hija de un brahmán, estaba bastante alejada de un trono real. Manu vivió su infancia en la ciudad de Benarés, a orillas del Ganges, pero pronto se trasladó con su padre Moropant a la corte del maratha Baji Rao en Bithur, un príncipe sometido a las leyes inglesas. Según la doctrina de la Desherencia, aplicada por lord Dalhouise, todos aquellos príncipes indios que no tuvieran herederos directos, verían cómo sus reinos se anexionarían a la Compañía de las Indias Orientales y sus hijos adoptivos serían desheredados. 

Con aquellos hijos adoptivos de Baji Rao, Manu creció y jugó como un niño a pesar de las críticas cortesanas. No sólo no era de sangre real sino que, además, era una niña. Pero Manu era una niña distinta. Además de tener rasgos masculinos y una voz con un inquietante tono grave, gustaba de aprender a montar a caballo y a conocer el arte de la guerra. Y su padre no tuvo ningún reparo en alentar esas extrañas ansias de conocimiento para una mujer, en su propia hija. 

Tenía Manu trece años cuando Moropant empezó a ver la imperiosa necesidad de casar a su hija. La llegada de un astrólogo a la corte de Bithur fue providencial. Tantia Dikshit venía a ratificar el destino de la niña y le ofrecía un matrimonio con el marajá de Jhansi, Gangadar. Moropant acepta con alegría. Pero lo que no sabían ni Moropant ni Manu era que Gangadar escondía una vergonzosa costumbre de vestirse de mujer y, lo que es peor, tenía una terrible aversión al contacto físico con mujeres. 

Pero Manu, convertida tras su matrimonio en la rani Lakshmi Bai, asume la situación con entereza y acepta que ella será más masculina que su esposo y este la aceptará como una buena compañera. La relación de los nuevos soberanos de Jhansi se afianza día a día viendo sin embargo sobrevolar sobre ellos la amenaza de perder el reino si no engendran un heredero, algo que se convierte en una complicada tarea. Las técnicas de una antigua prostituta consiguen fecundar a la rani quien conoce la dicha de sentir un ser en su seno y la terrible tristeza de perderlo prematuramente. La única opción, adoptar a un heredero, aun a sabiendas de la amenaza de la Compañía.

Pasados los años, la rani de Jhansi ve morir a su marido y crecer la amenaza inglesa sobre los territorios indios. La rani, conocida cariñosamente como Chabili, no se resignará a vivir relegada como viuda y decide ponerse al frente de un ejército de amazonas, cipayos y todo aquel que quiera seguirle para hacer frente a la desolación que crece por momentos en su país. El mayor general Rose se convertirá en su máximo enemigo con el que luchará hasta el final, sea cual sea el destino que le depare el futuro...

En medio del relato situado en la lejana India, la novela intercala escenas situadas en la metrópoli con protagonistas de lujo. Por un lado, la propia reina de Inglaterra, Victoria, quien desde sus lujosos palacios intentaba controlar el caos en el que se sumergía su imperio. Por otro, Karl Marx y Friederich Engels, quienes debían analizar y profundizar sobre el origen de las injusticias sociales y la situación en la India.

La reina de los cipayos es un precioso relato sobre la historia de la India a mediados del siglo XIX cuando la Compañía de las Indias Orientales controlaba buena parte de la vida económica y política de aquel lejano país. Lakshmi Bai fue una de las principales abanderadas de la revolución contra la Compañía inglesa en 1857 y una de las que se recuerda con más cariño por sus compatriotas. 

Y es que Lakshmi Bai fue una mujer valiente que rompió con los estereotipos estrictamente encorsetados de la cultura india en la que la mujer debía de morir quemada viva en la misma pira funeraria de su marido cuando este moría. Una cultura que no permitía que las mujeres fueran mostradas en público. Una civilización que prohibía a las esposas mirar a los ojos a sus maridos a quienes debían considerar como su dios en la tierra... Lakshmi Bai se rebeló contra todo ello y además se ganó el afecto de su pueblo, quien la siguió hasta el final con verdadera devoción. 

Conocida como la Juana de Arco india, Lakshmi Bai intentó no romper las relaciones amistosas con los ingleses que vivían en su reino. Se negó y se rebeló contra las matanzas de mujeres y niños. El personaje de Prudence Parks, una mujer inglesa que vive en la india, y que es de los pocos ficticios en la novela, recrea ese intento de tolerancia y acercamiento entre las dos culturas. Ambas mujeres establecen una entrañable amistad, uno de los hechos más bonitos de la novela. 

La reina de los cipayos nos acerca a un mundo desconocido, a la India colonial vista desde la óptica de los indúes. Una novela que más bien que novela histórica podríamos decir que es una historia novelada, pues su amplia documentación y su relato a modo de crónica nos adentra en uno de los períodos de la historia colonial más trágicos. Las descripciones de las injusticias, las guerras y las matanzas son excesivamente realistas y crudas, te hacen poner los pelos de punta pero supongo que es una manera de hacer el texto más verídico y más cercano a la triste realidad. 

Leer La reina de los cipayos ha sido un auténtico lujo. Me ha pasado aquello que sucede con los libros hermosos. No poder dejar de leerlo para sentir una suerte de melancolía al llegar a la última palabra. Me ha encantado conocer a Lakshmi Bai, su vida, su personalidad, su coraje y su valentía. Una de esas mujeres que merece gran reconocimiento histórico y que Catherine Clément le hace su personal y precioso homenaje. 

Catherine Clément es una filósofa y novelista francesa que ha escrito numerosas novelas y ensayos sobre antropología. 

Libro facilitado por Editorial Siruela

2 comentarios:

  1. Aunque me parece una historia muy interesante, no termino de decidirme, podría decirse que "tengo el corazón partio". Tendré que reposarlo y darle una vuelta. Un beso.

    ResponderEliminar

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo